Sol de Mañana, en Bolivia

La zona desértica Sol de Mañana se encuentra al sur de Bolivia, en el departamento de PotosíPara llegar a los géiseres de Sol de Mañana hay que recorrer un paisaje árido de aspecto lunar.

La zona desértica Sol de Mañana se encuentra al sur de Bolivia, concretamente en el departamento de Potosí. Perteneciente a la Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Abaroa, este lugar cuenta con unos 2 kilómetros de extensión y se caracteriza por su intensa actividad volcánica, que da lugar a fumarolas y géiseres.

 

Para llegar a los géiseres de Sol de Mañana hay que recorrer un paisaje árido de aspecto lunar que muchos definirían como extraño y solitario. Si ya el camino es impresionante, imagínate lo que puede significar contemplar la zona de los géiseres. Y es que se trata de un lugar lleno de cráteres de todos los tamaños donde se puede observar lava hirviendo. Además, los géiseres y las fumarolas acostumbran a emitir vapores que pueden alcanzar hasta los 50 metros de altura. Esta distancia es posible debido a la presión a la que son emitidos estos vapores. Este fenómeno hace que podamos contemplar unos paisajes realmente únicos.

 

 


Tal es la actividad volcánica de la zona que se está llevando a cabo un estudio para aprovechar su potencial geotérmico para generar energía eléctrica y no solo para los locales, sino para el mercado internacional. De esta manera, no solo se estaría contribuyendo a la conservación del medioambiente, sino que se diversificaría la matriz energética de Bolivia. Para quienes no sepan de qué estamos hablando, el concepto de “matriz energética” se refiere a la representación cuantitativa de la energía disponible en un territorio. Para llegar a aprovechar geotérmicamente este lugar sería necesario perforar pozos, instalar ductos, construir una central y un tendido de unos 140 kilómetros.

 

Más allá de estos impresionantes cráteres, Bolivia cuenta con un montón de atractivos, la mayoría de ellos de carácter natural. Por ejemplo, en la misma Reserva Natural donde se sitúa Sol de Mañana se pueden encontrar muchos rincones interesantes, como la Laguna Colorada, que acoge a una numerosa población de flamencos; la Laguna Verde y el Volcán Licancabur; el Árbol de Piedra, una formación rocosa de una apariencia muy particular; Aguas Termales en la Laguna Salada; el Centro de Interpretación Ch’aska, donde podrás encontrar información sobre la diversidad de esta interesante área; las Rocas de Dalí, un conjunto de rocas volcánicas de lo más surrealistas; el Desierto de Siloli; o el Volcán Uturuncu, que representa la montaña más alta del sur del país, además de numerosas lagunas. Lo bueno es que en la zona se desarrolla un turismo sostenible, participativo y competitivo, contribuyendo al desarrollo local y regional y a la gestión de la Reserva.



Compártenos en Facebook