Pamukkale, en Turquía

Pamukkale (Castillo de Algodon), en Turquía, se considera hoy como la octava maravilla del mundo. El agua que brotaba de los manantiales subterráneos a una temperatura de 34 grados.

Ubicado 14 km al norte del centro de la provincia de Denizli, Pamukkale se encuentra en una colina que domina la llanura de Menderes, a una altura de 160 m. El nombre de la ciudad en el idioma etrusco / pelasgo es "Swaura", que significa "Ciudad Sagrada". De hecho, la ciudad posteriormente Helenizada por los macedonios y los bizantinos la llamaron Hierápolis que significa "ciudad sagrada".

 

Pamukkale (Castillo de Algodon), en Turquía, se considera hoy como la octava maravilla del mundo. Se presume que los travertinos se formaron en el transcurso de 15 mil años. El agua que brotaba de los manantiales subterráneos a una temperatura de 34 grados celcios esta corría por la de la llanura de Menderes, con un alto contenido de bicarbonato cálcico, emanando gas de monóxido de carbono, entonces al juntarse con el bicarbonato de calcio, se disolvieron formando así los travertinos de color blanco. Por lo tanto, lleva el nombre de Pamukkale (Castillo de Algodón).

 


 

En Karahayit situado a una distancia de 5 km al norte, el agua subterránea con una temperatura de 68 grados Celsius, con contenido de hierro, magnesio y azufre, fluye por las laderas, emitiendo gases de monóxido de carbono, formando de esta manera travertinos de color rojo con sedimentos de hierro. Este lugar se llama Kirmizisu (agua roja).

 

Hoy en día Pamukkale es uno de las tracciones principales de turismo gracias a sus travertinos, buena calidad de alojamiento, baños termales y su belleza natural e histórica.


La Ciudad de Hierapolis fue fundada en este sitio en el siglo 2 A.C. Esta ciudad se diferencia de las otras ya que se encuentra construida sobre tierra o roca sino sobre las capaz formada por piedra caliza de agua que fluyó durante siglos por esta meseta. "Hierápolis" significa "ciudad sagrada", y de acuerdo con Estéfano de Bizancio la ciudad se le dio este nombre debido a la gran cantidad de templos que contenía. Hasta el reinado de Augusto la ciudad fue descrito oficialmente en las monedas como Hierápolis, la ciudad de los templos, pero parece razonable suponer que este no era el significado original del nombre. Hoy en día, el teatro, el templo de Apolo y la necrópolis son los lugares más importantes para ver en Hierápolis. 



Compártenos en Facebook