Géiser Fly, en Nevada

Géiser Fly, en Nevado. Este géiser se encuentra dentro de una Rancho privado, el Fly Ranch. Lo que hace magnífico a este géiser son los colores de los sedimentos de carbonato cálcico.

Este curioso géiser tiene su origen en la mano del hombre. En 1916, se realizaron perforaciones de pozos con la esperanza de encontrar agua en esta zona tan desértica para poder dar de beber al ganado y regar los cultivos. Al realizar el pozo se toparon con un acuífero de aguas termales a más de 200 grados centígrados, por otra parte muy comunes en la región. Aunque el agujero se tapó, décadas más tarde, a mediados de los años 60 del pasado siglo, unos trabajos que se hicieron para estudiar el aprovechamiento de la energía geotérmica de la zona provocó que un géiser empezara a manar. En la actualidad pueden apreciarse varias salidas de agua.

 

Pero lo que sin duda hace magnífico a este géiser son los colores de los sedimentos de carbonato cálcico, similar a las estalactitas, que ha ido depositando a lo largo de los años a su alrededor. Brillantes verdes, rojos y naranjas producen un magnífico e irreal escenario. Según los expertos, estos colores son porovocados por algas termófilas.

 

 


Este géiser se encuentra dentro de una Rancho privado, el Fly Ranch, por lo que su visita es algo complicada. Ha habido intentos de crear una reserva natural o algo similar pero por el momento no se ha materializado nada. En la ciudad de Gerlach a unos pocos kilómetros del rancho podéis preguntar si es posible la visita. Suerte...



Compártenos en Facebook