san pedro cultural, un aula de astronomía en becerril de campos

Sobre la arruinada iglesia de San Pedro, en la localidad palentina de Becerril de Campos, se ha construido el aula de astronomía San Pedro Cultural, un centro cultural único en España. El proyecto se inició en 2011. El templo llevaba cerrado al culto desde los años 40 y ofrecía un aspecto lamentable. El Ayuntamiento decidió que era el momento de afrontar una reforma del edificio y convocó un concurso de ideas para encontrar utilidad a aquel esqueleto a punto del desplome. El resultado final es fruto del proyecto que presentaron los arquitectos Álvaro Gutiérrez Baños, Juan del Olmo y Carlos del Olmo, quienes pensaron que la ruinosa iglesia podría convertirse, sin demasiada dificultad, en un lugar perfecto para estrechar nuestra relación con los astros. Especialmente con el Sol. Y que para ello solo bastaba trazar una raya en el suelo. Claro que tan bien trazada que quedara convertida en un instrumento científico de alta precisión: una meridiana, la única que funciona actualmente en España e inicial leitmotiv astronómico del proyecto.

 

Casi un lustro después, el aspecto que ofrece la antigua iglesia de San Pedro, reconvertida en el aula de astronomía y centro cultural polivalente San Pedro Cultural, ofrece un aspecto inmejorable, manteniendo y conservando la estructura del edificio. 

 

El interés astronómico del edificio estriba en que durante su rehabilitación se han incluido en él diversos instrumentos de comprensión del Universo: el trazado de una línea meridiana, el diseño y construcción de un péndulo de Foucault, el stellarium en el intradós de la nueva cubierta, un reloj de Sol de doble cara en el atrio y otras referencias al tiempo y al espacio inherentes al propio edificio. Elementos, todos ellos, que nos ayudan a comprender mejor el paso del tiempo y las dificultades que existieron desde siempre para medirlo con total exactitud.

 

La idea de colocar una meridiana en el pavimento de San Pedro surgió a raiz de una visita a la iglesia de Santa Mª de los Ángeles, en Roma, donde Domenico Bianchini, en 1702, trazó una "meridiana en cámara oscura". Su sistema es igual que el de una cámara oscura. Un pequeño agujero caza la luz del sol y la proyecta en el interior de la iglesia a determinada hora del día. Por lo tanto, hay un minuto en el que el sol se refleja sobre la línea meridiana. Ese momento coincide con el mediodía solar, lo que nos da información sobre la hora pero no solo éso. A su vez, la línea meridiana nos indica, gracias a los signos del zodiaco dibujados en ella, la época del año en la que estamos. Con puntos dedicados a los solsticios. Es un reloj y, al mismo tiempo, un calendario solar.

 


El péndulo de Foucault ha sido instalado en el ábside de San Pedro, con una esfera de acero de unos 100 Kg. y cuyo cable parece colgar de la bóveda celeste que se observa a través del derrumbe de la propia bóveda del ábside. Foucault, en 1851, realizó un famoso experimento en el que colgó su péndulo de la cúpula del Panteón de París, con un cable de 68 metros y una esfera de 28 Kg. Al observar la lenta deriva del plano de oscilación pudo demostrar la rotación terrestre sin necesidad de mirar a las estrellas. Fue el primer experimento científico divulgativo de puertos abiertas al público y al que acudieron los parisinos en masa. 


El stellarium de la bóveda ha permitido a la iglesia de San Pedro recuperar la cubierta y simula un cielo estrellado con luces led. Un cielo que rinde homenaje a su santo y que recrea fielmente algunas constelaciones tal y como se verían la noche de San Pedro. En este sentido, los arquitectos han conseguido crear un efecto mágico, nocturno, único, teatral, barroco e impresionante.


Estenope practicado en San Pedro
Estenope practicado en San Pedro

Otro elemento interesante es el estenope realizado en el óculo o ventana circular del antiguo coro, que durante el solsticio de invierno proyecta sobre el ábside la imagen solar. Ocurre de tal forma que, en un momento dado, dicha proyección penetra en el nicho estrellado que se descubrió en el ábside, haciendo que, repentinamente, queden iluminadas las estrellas con la anaranjada luz del Sol poniente.


Así mismo, en el atrio exterior de San Pedro, sobre una de las esquinas, se ha colocado un reloj solar de doble cara. Está formado por dos cuadrantes declinantes, es decir, no orientados exactamente hacia el Sur, y cuya finalidad evidente es el conocimiento de la hora solar locar durante gran parte del día.

 

Visitar esta joya única en España no es caro: el precio de la entrada es de 2€ la general; 1,5€ para estudiantes y carnet joven; 1€ para familias numerosas, desempleados, jubilados, grupos de un mínimo de 10 personas, personas con discapacidad, guías turísticos y personas que dispongan del carnet amigos del patrimonio; y gratuíto para empadronados en la localidad y menores de 12 años.

 

Se puede visitar de martes a domingo, de 10:00 a 15:00 y los sábados de 10:00 a 15:00 y de 16:30 a 18:30. Hay visitas guiadas a las horas en punto siendo la primera a las 11:00 y la última a las 14:00, de lunes a sábado y, las tardes del sábado a las 17:00 y 18:00.

 

Es recomendable acudir a San Pedro Cultural en día soleado, a las visitas de las 13:00 o las 14:00. A dichas horas se podrá visualizar el sol acercándose y pasando por la meridiana, uno de los elementos astronómicos que componen el edificio.

 

Compártenos en Facebook