Las cataratas del Niágara

Espectacular vídeo y curiosidades de las cataratas del Niágara, una maravilla de la naturaleza en la frontera entre Canadá y los Estados Unidos

Vídeo de las cataratas del Niágara

Situadas en el río del mismo nombre, las cataratas del Niágara forman un grupo de grandes cascadas y cataratas en la parte oriental de la frontera entre Canadá y Estados Unidos. Estos famosos saltos de agua no destacan por su altura, sino más bien por su amplitud y afluencia de agua que proviene de los grandes lagos de Norteamérica convirtiéndose en una auténtica maravilla que hay que ver, por lo menos, una vez en la vida.

 

Las cataratas del Niágara están formadas por la agrupación de tres cataratas divididas por la isla Goat y la isla de la Luna: Las “cataratas canadienses” (Ontario), que tienen una altura de 47 metros  y 920 metros de ancho, y son conocidas también como salto de la Herradura o Horseshoe Falls; las “cataratas americanas” (Nueva York), que tienen 50 metros de altura y 324 de ancho; y Las “cataratas Velo de Novia” o Bridal veil Falls.

 


Qué ver en las catatatas del Niágara y puntos imprescindibles

  • Maid of the Mist. Uno de los barcos más famosos del mundo, la «Doncella de la Niebla», es la oportunidad de ver las cataratas desde un ángulo muy distinto. La embarcación se acerca lo suficiente a la caída del Horseshoe Fall para dejar a los pasajeros a bordo literalmente empapados. No te preocupes por el agua que el paseo incluye un buen chubasquero. El precio del trayecto es de 17 dólares americanos (cerca de 15 euros).
  • Journey Behind the Falls. Esta visita comienza desde el mirador de Table Rock y permite visitar el corazón de las cataratas. A través de un ascensor que atraviesa la roca y baja unos 45 metros hasta una plataforma a un lado de Horseshoe Fall, permite no solo verlas desde un punto distinto sino también escuchar el estruendo que produce el agua al caer. Precio: 16,75 $ (14,70 euros).
  • Horseshoe Falls. Con una peculiar forma de herradura de 671 metros de ancho que le da nombre, es la parte más sorprendente de las Cataratas del Niágara gracias a la gran cantidad de agua que se desplaza por ella.
  • Bridal Veil Falls. La parte conocida como “Velo de Novia” es la más pequeña de las cataratas pero resulta interesante llegar hasta su base a través de la “Cueva de los Vientos”.
  • Goat Island. «La Isla de las Cabras», es una pequeña isla deshabitada en el río Niágara que también ofrece estupendas vistas. Hay abundantes zonas verdes e incluso mesas para hacer picnic y se puede visitar tanto en coche como a pie. Desde allí se puede llegar a la atracción Cave of the winds, o «Cueva de los Vientos», otra excursión interesante para acercarte más a las cataratas.
  • Table Rock. Localizado en la orilla canadiense de las cataratas, constituye uno de los miradores más populares entre los visitantes gracias a las excelentes vistas que ofrece.

Curiosidades de las cataratas del Niágara

  • Las Cataratas del Niágara tienen su origen en un enorme glaciar canadiense que se trasladó por el área oriental produciendo la glaciación de los Grandes Lagos americanos y del río Niágara creando así grandes caudales de agua y la erosión de las rocas, cuya culminación fueron estas grandes cataratas. Según los geólogos, esta glaciación ocurrió hace unos 12.000 años.
  • El origen del nombre Niágara procede de la lengua de los indios iroqueses, los primitivos habitantes del lago Erie. En su lengua, Niágara significa “trueno de agua”. Estos indios consideraban que esta maravilla de la naturaleza era el lugar donde moraba Hinu, el Dios del trueno.
  • Se dice que el primer hombre que se tiró por ellas fue Sam Patch, en 1829. La historia de este hombre acabó con un final feliz, igual que el de Annie Taylor, una mujer de 63 años que, en 1901, loca por conseguir fama y dinero, decidió tirarse por la Horseshoe Falls dentro de un barril de vino. Antes hizo pruebas con su gato, que también logró sobrevivir.
  • Otra personalidad que ha pasado a formar parte de la historia de Niagara es el francés Jean Francois Gravelet (El gran “Blondin”), el primer acróbata que en 1859 cruzó la Horseshoe Falls por una cuerda sin caerse.
  • Cerca de la medianoche del 29 de marzo de 1848 las cataratas del Niágara se quedaron sin agua. El viento provocó que grandes bloques de hielo del lago Erie taponasen el cauce del rio Niagara, provocando que el agua dejase de fluir casi por completo durante 30 o 40 horas, y que las cataratas se secasen.
  • Las cataratas del Niágara tienen el récord mundial en volumen de agua en caída. Es cierto que no son las más altas ni más anchas del mundo, pero la combinación de los 3 grandes saltos de agua de Niágara (Horseshoe falls, American falls y Bridal Veil falls) mueven un volumen de agua de media de 110.000 m³  por minuto, más que ninguna otra en el planeta. En términos de peso, se calcula una media de caída de 3.000 toneladas de agua por segundo.
  • ¿Cuántos turistas visitan cada año las cataratas del Niágara? Más de 30 millones de personas contemplan cada año en directo las cataratas, en lo que constituye toda una mina de oro económica para las regiones a ambos lados de la frontera, en Ontario (Canadá) y en el estado de Nueva York en USA. Los ingresos generados por el turismo sirven para financiar infraestructuras y servicios públicos.
  • Desde hace unos años se ha convertido en uno de los lugares favoritos de los suicidas. Según los autoridades de Niágara, cada año se tiran unas 25 personas por las cataratas.

Compártenos en Facebook


Video de las cataratas del Niágara