San Martín de Mondoñedo, la catedral más antigua de españa

La Basílica de San Martín de Mondoñedo, en Foz (Lugo), está considerada la catedral más antigua de España, ya que en el siglo IX fue sede de dos obispados del reino de Galicia: uno trasladado desde Dumio, en el distrito de Braga (Portugal), y otro trasladado desde Bretoña, en la provincia de Lugo. Templo originario del siglo VI, aunque reedificado entre los siglos X y XII, fue la primera catedral construida en el sur de Europa y constituye el único vestigio de un monasterio de gran importancia en la alta Edad Media gallega.

 

Según los más entendidos, en el año 866,  el obispado de Dumio tuvo que abandonar su sede por causa de la conquista musulmana refugiándose en un lugar llamado Mendunieto, el lugar actual de la Basílica, y que con el tiempo derivaría al nombre de San Martín de Mondoñedo. Allí, según estudios muy recientes, parece que ya existía un viejo monasterio llamado “Maximi”, datado en el año 569

 

Pero a mediados del siglo IX los vikingos destruyeron Bretoña y el obispado tuvo que trasladarse a lo que después sería San Martín de Mondoñedo, lugar ofrecido por el rey Alfonso III para fundar un monasterio y como sede episcopal doble (dumiense de Dumio y britoniense de Bretoña) y cuyo primer obispo fue Sabarico. Tras Sabarico, ocuparon el lugar catorce obispos, siendo el más conocido y prestigiado el obispo Gonzalo, que dirigió la diócesis desde el año 1071 al 1112. Aquí murió, conservándose en el lugar su sepulcro, su anillo y su báculo.

 

Posteriormente, en el año 1112 la Reina Urraca mandó trasladar la sede episcopal a Vilamaior do Val de Brea, o Vallibria, y que con el tiempo cambió su nombre por el de Mondoñedo, en recuerdo de la antigua sede. 

 

Tras este traslado, en San Martín fueron sustituidos los primitivos monjes por canónigos regulares de San Agustín que permanecieron hasta el año 1534, año en el que el papa Clemente VII agregó este priorato a la catedral de Mondoñedo y ordenó que en San Martín de Mondoñedo quedasen tantos clérigos como canónigos regulares de San Agustín. Esta medida llegó desde Roma para evitar los abusos que los abades comendatarios venían cometiendo, ya que en los últimos años el abad de San Martín era también dignidad de la Catedral de León, eligiendo esta ciudad como residencia y descuidando por tanto sus obligaciones en el monasterio, cuyos canónigos al verse sin dirección vivieron de manera poco ortodoxa.

 


La basílica-catedral es de planta basilical, dotada de tres naves y tres ábsides semicirculares, donde se puede observar el sello propio e inconfundible de la arquitectura lombarda. Sus tres naves están separadas por pilares con columnas adosadas en los que están más próximos al crucero. La nave central se cubre con techo de madera y su tejado está dispuesto a dos aguas. La luz accede por vanos abocinados, que dan a las naves laterales.


El templo se construyó en tres etapas claramente diferenciadas, que van del siglo X al siglo XII. En cada una se fueron incorporando elementos y estilos diferentes que el visitante puede apreciar con total claridad.


En el año 2008 se descubrieron pinturas murales datadas en el s. XII, consideradas como las pinturas románicas más antiguas de Galicia y una de las de mayor calidad.


 

Compártenos en Facebook