Holi Festival en la India

El Holi Festival, festival de primavera, el de los colores y la fiesta de amor, se trata de una antigua fiesta religiosa hindú que se celebra principalmente en la India, Nepal.

El Holi Festivalfestival de primavera, también conocido como el de los colores y la fiesta de amor, se trata de una antigua fiesta religiosa hindú que se ha vuelto popular entre los no hindúes en muchas partes del sur de Asia, así como personas de otras comunidades.

 

Se celebra principalmente en la India, Nepal y otras regiones del mundo con poblaciones importantes de hindúes o las personas de origen indio, coincidiendo con la luna llena de febrero-marzo. Es decir, que marca el fin del invierno y el comienzo de la primavera y la época de cosecha.. El festival ha sido, en los últimos tiempos, celebrado en partes de Europa y América del Norte como una festividad primaveral del amor y colores.

 

Durante la mañana, las calles de todas las ciudades y aldeas de la India, viven una explosión de energía vital. Como si se tratara de un carnaval, la rutina diaria y las formas sociales se abandonan, se abolen las clases sociales, se obvian castas y jerarquías y todo el pueblo indio se lanza a una frenética batalla incruenta en la que se arrojan uno a otros polvos de colores aromatizados y agua coloreada. En el ámbito doméstico, la contienda es más moderada.

 


Nadie se puede sentir molesto al ser “atacado” por alguien que le cubre el rostro y la ropa de agua y color. No es un día en el que se pueda esperar que tu vecino observe su habitual cortesía y buenos modales. Sobre todo en un día en que es muy común el consumo del Bhang, un derivado del cannabis.

 

Se trata de responder al ataque con una sonrisa, o con una descarga mayor de color en la cara del agresor. La frase del día es ‘Bura na mano Holi hai‘: No importa, es Holi.

 

Por la tarde, tras lavarse y comer, la gente se echa otra vez a la calle para encontrarse de nuevo y saludarse con sus vecinos, sin rencores ni inquina. Es tradición ponerse unos a otros el abir (polvo rojo) en la frente, en señal de amistad.

 

Los orígenes del Holi se atribuyen a dos leyendas: una indica que el rey de los demonios, Jirania Kashipú, quiso matar a su hijo Prajlad, quien era devoto al dios Vishnú. Encargó el trabajo sucio a su hija Hólika, inmune al fuego. Pero ella fracasó, terminó carbonizada, mientras que Prajlad sobrevivió.


Otro mito indica que el dios Krishna aplicó colores a la cara de su amante Radha, para oscurecer su piel (más clara que la suya). De este modo se simboliza que el color ayuda a difuminar las diferencias entre las personas.


Quizá lo mejor del festival sea la libertad que experimenta la gente. Algunas prácticas que serían impensables en otros contextos debido a las estrictas normas sociales de la India, son perfectamente aceptables durante la celebración de Holi: Chorros de agua coloreada, mojar a los amigos en piscinas de barro y divertirse sin pudor con los compañeros. Las mujeres, sobre todo, son quienes más disfrutan de esa sensación de libertad, de normas más flexibles. Es momento para divertirse y pasarlo bien sin restricciones.


Durante unos días, el festival cierra la brecha social entre los ricos y pobres, todos son iguales, sin diferencias, para abrazarse y desearse Feliz Holi durante unas horas al año. 


Compártenos en Facebook