El Alcázar de Segovia

Vídeo y curiosidades del Alcázar de Segovia, un singular castillo con apariencia de cuento de hadas

Vídeo del Alcázar de Segovia, a vista de pájaro

La imagen del Alcázar de Segovia ha dado la vuelta al mundo: un singular castillo con apariencia de palacio de cuento de hadas, que aglutina gustos arquitectónicos de distintos monarcas y relata historias palaciegas a todos aquellos que se acercan a conocerlo. Austero, como lo eran los reyes castellanos, elevado sobre la roca en la confluencia de los valles del Eresma y el Clamores, parece guardar la ciudad. Su bella Torre del Homenaje, a menudo comparada con la proa de un barco navegando entre los ríos, es de una belleza impresionante.

 

Curiosidades del Alcázar de Segovia

  • Hacia 1120, sobre el extremo occidental de la roca en que se asienta la ciudad, se edificó un barrio al servicio de los canónigos de la catedral de Santa María, conocido como “las Canonjías”. En el acta de donación de los terrenos por el Concejo al Obispo es donde se menciona, por primera vez, a la fortaleza, más exactamente al “vallum oppidi”, o empalizada, que defendía a la ciudad por el lado oriental. Pocos años después, entre 1124 y 1139, se registran en la documentación las palabras “castillo de Segovia” y “Alcaçar”, término éste que alude a su condición de fortaleza y residencia regia y que llegará hasta nuestros días.
  • En 1474, Isabel II salió desde el Alcázar de Segovia con destino hacia la Plaza Mayor de Segovia para ser proclamada Reina de Castilla.
  • Durante los reinados de Felipe IV y Carlos II el Alcázar se utilizó, de forma casi exclusiva, como prisión de Estado.
  • El 6 de marzo de 1862, un incendio destruyó las techumbres e interior del Alcázar y la mayor parte de los tesoros que encerraba en su archivo, biblioteca, gabinetes...
  • Actualmente, el Alcázar de Segovia alberga un Museo de Armas y el Archivo General Militar de Segovia, el archivo histórico más antiguo de las Fuerzas Armadas de España.

 

Compártenos en Facebook


Vídeo del Alcázar de Segovia, a vista de dron